domingo, 1 de enero de 2012

¡Feliz 2012! Con Kerry Degman

¡Feliz 2012! Os deseo un gran año. Para comenzar, os dejo las imágenes más sexies del modelo norteamericano Kerry Degman.








Más imágenes de Kerry Degman

domingo, 25 de diciembre de 2011

martes, 20 de diciembre de 2011

Tarjetas de navidad

De vez en cuando la realidad le da a uno alguna que otra bofetada en la cara con pequeños detalles que te recuerdan que todo está pensado para los heterosexuales. Un ejemplo de estos lo tuve ayer cuando fui a comprarle a mi novio una tarjeta navideña de esas algo más personalizadas en las que pone el “status” de la persona destinataria.

En mi caso, yo buscaba una tarjeta con la palabra “novio”. Y, claro, muchas tarjetas incluían dibujitos con parejas heterosexuales. Después de estar un rato buscando, encontré una en la que los dos monigotes no tenían género identificable. Podía ser tanto una pareja gay como hetero: era mi tarjeta perfecta. No obstante, no quería dejar pasar la ocasión sin plantear el debate una vez más. Hasta qué punto nuestras sociedades son incluyentes, hasta qué punto los gais somos unos paranoicos de la discriminación, hasta qué punto la sociedad es realmente heterosexualizante…

El otro debate viene por el lado comercial. ¿Es rentable producir tarjetas para un público LGBT? Y, si no es así, ¿a qué se debe eso: a que por volumen de negocio no representamos un nicho de mercado atractivo, a que somos tan poco románticos que no regalamos tarjetas o a que el número de parejas estables es tan bajo que eso reduce aún más el mercado objetivo?

El tema comercial casi prefiero no discutirlo porque no dispongo de datos. Sobre las primeras cuestiones que planteaba, a estas alturas me considero poco o nada paranoico de la discriminación y tengo muy pocos motivos para quejarme. Aún así, creo que la sociedad es aún muy heteronormativa y que la homosexualidad no tiene aún la presencia real que debería tener por el número real de gays y lesbianas.

Uno de los factores puede ser el de la efectiva represión de la homosexualidad. En el país en el que vivo, éste no suele ser el caso. Aún así, muchos gays no se consideran aún lo suficientemente cómodos como para mostrar sus afectos en público, ser románticos o, simplemente, comportarse como una pareja más. Y esto cuando llegan a tener pareja estable porque muchas veces, la falta de voluntad de superar todas esas barreras de visibilidad hace mucho más fácil ser el gay de royo de una noche, al que nadie ve con pareja, que el gay que se compromete con alguien y cuenta con él en su vida incluyendo familia, amigos y compañeros de trabajo.

Las parejas gays tenemos en ese sentido una responsabilidad de actuar con la mayor normalidad posible con el fin de ayudar a la sociedad a superar esas barreras que aún existen en la visibilidad de la homosexualidad, simplemente como la faceta afectivo sexual de una minoría de la sociedad que, en el fondo, comparte con el resto unos mismos inquietudes y objetivos. Si algo podría diferenciarnos, es precisamente que, a veces, por nuestra situación de minoría y tradicional aislamiento y represión (sea esta física, moral, cultural o intelectual), tenemos que añadir otras inquietudes y objetivos que siguen haciéndonos, desafortunadamente, distintos a los demás. Luchemos por cambiar eso.

domingo, 18 de diciembre de 2011

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Beso gay el Al Jazeera, el PP y los matrimonios homosexuales

La aplastante victoria del no muy gay-friendly Partido Popular tuvo su contrapunto en Al Jazeera donde un beso gay muy romántico pudo verse detrás del corresponsal en Madrid, que daba la crónica en directo, muy posiblemente desde la calle Génova, donde se encuentra la sede del PP.

Aprovecho la entrada para escribir mi inquietud acerca de la posible agenda oculta del PP, que mantiene recurrido el matrimonio gay en el Tribunal Constitucional, tribunal cuya renovación deberá producirse tras unas elecciones que permitirán al PP llenarlo de magistrados conservadores. Si pretenden o no de verdad esta maniobra para ilegalizar el matrimonio gay por la puerta de atrás, no lo sabremos nunca. Me temo, sin embargo, que las sospechas no son infundadas y que esta no será la única norma que podrá verse afectada por ese golpe de mano.

Espero que mis temores sean infundados y que España siga, con el matrimonio gay, en el selecto grupo de países con el sistema legal menos discriminatorio del mundo.

martes, 6 de diciembre de 2011

martes, 29 de noviembre de 2011

Atracción

Según mi perspectiva la atracción puede variar tanto como la persona. Personamente me siento más atraido por una persona en su conjunto más que por un físico. Obviamente, hay determinados rasgos que me gustan más que otros, tengo mis preferencias cuando se trata del físico y el tamaño SÍ importa, pero, en general, creo que tiendo a sentirme mucho más atraido por una personalidad que por un físico.

Y es que un hombre es un ser íntegro que debería tener una armonía o tender a ella. Por eso no entiendo esa correlación entre cachondismo o "hotness" y falta de atractivo personal. Muchos de los tíos que conozco que están muy buenos carecen de un atractivo más allá del físico. Quizás estar buenos y ser guapos les ha vuelto prepotentes y/o insustanciales, rasgos que me bajan la líbido por completo. Es la única explicación razonable que puedo encontrar. Por otro lado, están esos perfiles planos. Tíos que están impresionantes, que están muy buenos y la deben de tener muy grande, pero que, sin ser de trato desagradable, son intelectualmente planos... El tipo de hombre con el que no puedes tener una conversación después de echar un polvo o al dar un paseo y del que definitivamente creo que no me podría enamorar.

Me gustaría saber cuál es vuestra perspectiva. En un mundo de bellezas "medias" o encantos físicos particulares lo que para mí marca claramente la diferencia es un carácter: unas maneras, una atención, un romanticismo, una ambición intelectual, un estado de ánimo... En definitiva una forma de cautivarme, de fascinarme, de sorprenderme... y enamorarme.